Humatos

Los humatos son un amplio grupo de preparados elaborados a partir de las sales fácilmente solubles de ácidos húmicos. Los preparados se usan en la producción de cultivos, ganadería, medicina, construcción, perforación, ecología, rehabilitación y recuperación de terrenos.

La obtención de fertilizantes y preparados húmicos se basa en la propiedad de los ácidos húmicos de formar sales solubles en agua.

La producción de los humatos se desarrolla en dos direcciones: en la obtención de los fertilizantes con lastre y de los fertilizantes sin lastre.

Los humatos sin lastre (que contienen un mayor porcentaje de nutrientes activos) más a menudo se denominan preparados o estimulantes del crecimiento, y los fertilizantes con lastre son aquellos que no habían no sometidos a un proceso de la separación del sustrato y de la purificación de impurezas.

La diferenciación se debe a las diferencias en los modos de uso y las dosificaciones de los tipos de humatos antes mencionados.

El descubrimiento del efecto positivo sobre el crecimiento y desarrollo de las plantas de los humatos se produjo por primera vez a finales del siglo XIX, y los descubrimientos se intensificaron particularmente en la década de 1960. Desde entonces, se han acumulado datos masivos sobre el tema, incluyendo la habilidad de los humatos para inactivar la acción de los metales pesados ​​y de los contaminantes orgánicos en el suelo. Además, el efecto más fuerte de los humatos se manifiesta bajo condiciones ambientales desfavorables: cuando haya humedad insuficiente o excesiva, las temperaturas bajas o altas, insuficiencia o exceso de luz solar, o contaminación con metales pesados, radionúclidos o contaminantes orgánicos. Esto ocurre porque los humatos fisiológicamente activos aumentan la resistencia de las plantas a la influencia de estos factores ambientales desfavorables.

Sustancias húmicas y su importancia en los procesos vitales.

El suelo se compone de las sustancias orgánicas e inorgánicas, así como de los microorganismos vivos. Los componentes principales de las sustancias orgánicas que se encuentran en la naturaleza son las sustancias húmicas. Forman un componente del suelo de gran importancia que influye en las propiedades físicas y químicas del suelo, a la vez que contribuye a su fertilidad.
Las sustancias húmicas se forman durante la descomposición de los organismos vivos. Los principales componentes de las sustancias húmicas son el ácido húmico, el ácido fúlvico y las huminas.
Las sustancias húmicas desempeñan varios papeles significativos en el medio ambiente.
Ellas posibilitan:

  1. preservar, durante mucho tiempo, los nutrientes y microelementos necesarios para el crecimiento de las plantas;
  2. mejorar el metabolismo de los nutrientes en los organismos vivos (tanto los vegetales como animales);
  3. regular la extracción de nutrientes y de agua del suelo;
  4. proteger contra los factores naturales adversos y reforzar el sistema inmunitario de las plantas y animales;
  5. mejorar la eficiencia de la fotosíntesis y aumentar el contenido de clorofila en las plantas, aumentando así el rendimiento y la resistencia de las plantas;
  6. absorber eficazmente los metales pesados ​​tóxicos y asegurar su eliminación del cuerpo, actuando de este modo como un biorregulador.
Scroll to top